Nuestros mayores
en las mejores manos

Residencia - Faraján - Málaga

A nuestra residencia le gusta hacer talleres donde se favorezca la cohesión socio-afectiva con familiares, amigos y vecinos del pueblo.

El mes de mayo llena de luz y alegría los pueblos y ciudades. Están las cruces de mayo y también es muy tradicional, sobre todo entre los más mayores, celebrar el mes de María.

En los pueblos es tradición hacer un altar con  la imagen de la virgen María, adornarla con unas bonitas flores y rezar el rosario durante todo el mes de mayo.

Nosotros también lo hemos querido hacer  en nuestra residencia, con mucha ilusión y cariño, sabiendo la importancia que tiene para nuestros residentes, que han participado activamente.

 Contamos con la visita para esta celebración de: familiares, amigos y vecinos del pueblo. Todos juntos rezamos el rosario y le cantamos honrando y dando gracias a la Virgen. También le pedimos por los enfermos y su pronta recuperación,  un momento muy emotivo y cercano.

Les damos  las  gracias a todas las personas que nos acompañaron y dedicaron un poquito de su tiempo a nuestros mayores, resultando una mañana llena de unión y emoción entre todos.

Nuestra residente Antonia Barragán, recordó unos bonitos versos que le enseñó su madre cuando niña dedicados a la Virgen:

“Las florecillas del campo las cogí con alegría, mi madre me hizo un ramo para TÍ Virgen María.

Dios te formo Madre Mía de jazmines y rosas de Alejandría, de los  reflejos del sol que nacen cada día”

 

Al dejarte ya  María se acelera el corazón, te lo entrego Virgen María dame tu bendición”.