Nuestros mayores
en las mejores manos

Residencia - Cuevas de San Marcos - Málaga

 

Dulces y más dulces llenaron nuestras mesas este sábado… ¡Y es que celebrábamos el día Internacional de las Personas Mayores!. Quisimos organizar una gran merienda en el patio de la residencia con el objetivo de juntar a nuestros mayores, sus familiares y todo el equipo de trabajadores del centro. La idea tuvo muy buena acogida por parte de las familias ya que fueron muchos los que quisieron acompañar a sus mayores en este día.

 

El patio estaba decorado de acorde a la festividad y lleno de gente. Las mesas repletas de dulces y bebidas para todos los gustos y los residentes rebosantes de felicidad. Para iniciar el acto, se leyó un manifiesto en homenaje a las personas mayores en el que las palabras admiración y agradecimiento se repetían sin parar. Y es que queríamos expresar lo que sentimos hacia ellos, hacia nuestros padres, madres, abuelas y abuelos, tíos, amigos, etc., esas personas que nos han enseñado durante toda nuestra vida y nos han transmitido su sabiduría.

 

A lo largo de la tarde, tuvimos la suerte de disfrutar de las actuaciones del Coro Entre Amigos y del Grupo de Baile Flamenco, grupos de artistas locales que se ofrecieron a colaborar en esta tarde tan especial.

 

Por último, hicimos entrega de galardones todos los residentes. Y es que en la Residencia de Mayores de Cuevas de San Marcos cada uno de nuestros abuelos es especial y merece un título propio. Junto con una banda, les hicimos entrega de una chapa personalizada con el motivo de la fiesta.

 

Con esta celebración queríamos llamar la atención de las generaciones jóvenes, en la que se incluyen hijos, nietos y demás familiares del colectivo de personas mayores. Vivimos tan inmersos en el ajetreado ritmo de vida de la sociedad actual que no nos paramos a pensar en los sentimientos de soledad y abandono que pueden llegar a sentir muchos de ellos. Poner remedio a esta situación es muy fácil, basta con darles amor, mucho amor.

 

Sin duda alguna fue una tarde perfecta, llena de emociones y caras de alegría. Sentimos un enorme agradecimiento hacia nuestros mayores y siempre tendremos una deuda pendiente con ellos.

 

Abuelos… gracias por vuestro ejemplo, por habernos dado tanto, por transmitirnos la riqueza de vuestras vidas y compartir con nosotros vuestras vivencias y experiencias.

 

Queremos animaros a que sigáis con esa vitalidad tan grande que habéis demostrado siempre, porque creemos que aún tenéis muchas cosas que enseñarnos.